Página Web de Shakira
Página del Tour de la Mangosta
¿Qué es la mangosta? ¿Porqué Shakira escogió a la mangosta como símbolo?

[Foto Museo Missionario Cinesee]

[Foto Sony Music]

Esta es la explicación de Shakira para escoger a la mangosta como título de su gira 2002-2003:

“La mangosta es un animal que siempre me ha fascinado, es un milagro viviente, la mangosta es el único capaz de acabar con una serpiente de un sólo mordisco, pensÚ que así se puede vencer el odio en el mundo, entonces no dude en colocarle a esta gira El Tour de la Mangosta.”

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

Desde el antiguo Egipto la mangosta -conocida también con el nombre de icneumón- fue adorada en los templos como teofanía -manifestación divina- de Atum, y se le enterraba en cajas de bronce con su forma.
La Tierra de los Faraones

En Egipto, según el relato de Plutarco, en el principio solo existía el caos, Nun, o aguas primordiales. De estas aguas surgió una colina, llamada Colina Primigenia o Piedra Ben-Ben (origen de los obeliscos), y allí apareció Atum. Atum escupió y creó a Shu (vacío aéreo), Tefnut (humedad), Geb (tierra) y Nut (cielo). Nut y Geb permanecían separados por Shu, que los mantenía separados todo el año (360 días). Pero en los días sobrantes (5 días epagómenos) podían unirse. De su unión nacieron: Osiris, Isis, Neftys y Set. Estos a su vez se casaron Osiris con Isis y Neftys con Set.
Amigos de la Egiptología

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

En la literatura la mangosta tiene lugar propio. En “El libro de la selva” de Rudyard Kipling se cuenta la historia de la mangosta Rikki-Tikki-Tavi:

Si leen ustedes libros antiguos de Historia Natural, verán que se dice en ellos que, cuando una mangosta lucha contra una serpiente y es mordida por Ústa, corre a comer una yerba que la cura. Esto no es cierto. La victoria sólo es cuestión de rapidez de miradas y de movimientos (a cada golpe de la serpiente, un salto de la mangosta), y como ningún ojo puede seguir el movimiento de la cabeza de una serpiente cuando ataca, las cosas ocurren de un modo más maravilloso que si interviniera alguna yerba mágica. Rikki-tikki sabía que todavía era joven, y esto la hizo alegrarse mucho más al pensar que había logrado evitar el golpe que le habían dirigido por la espalda. Esto le dio confianza en sí misma, y cuando Teddy vino corriendo por el sendero, ya Rikki-tikki estaba en disposición de que la acariciaran.


Sir Arthur Conan Doyle -sí, el de Sherlock Holmes- en su cuento “El Jorobado” escribió este diálogo:

-¿Y entonces?
-Nancy se desmayó y yo le arranqué de la mano la llave de la puerta, con la intención de abrirla y pedir auxilio. Pero mientras lo hacia, me pareció mejor dejarlo y huir, ya que las cosas podían ponerse negras para mí. Por otra parte, si me detenían mi secreto quedaría al descubierto. En mis prisas, metí la llave en mi bolsillo y dejé caer mi bastón mientras daba caza a Teddy, que se había subido a la cortina. Una vez lo tuve en su caja, de la que había escapado, me alejé de allí con toda la rapidez posible.
-¿Quién es Teddy?
El hombre se inclinó y alzó la parte frontal de una especie de conejera que había en un rincón. Al instante salió de ella un bellísimo animal de color castaño rojizo, esbelto y sinuoso, con patas de armiño, un hocico largo y delgado, y el par de ojos más hermosos que nunca hubiera visto yo en la cabeza de un animal.
-¿Es una mangosta! -grité.
-Algunos lo llaman así y otros lo llaman icneumón -dijo el hombre-. Cazador de serpientes es el nombre que le doy yo, y es sorprendentemente rápido con las cobras. Aquí tengo una sin colmillos, y Teddy la captura cada noche para divertir a los clientes de la cantina. ¿Alguna cosa más, caballero?


<(o)------------------------------------------------------------(o)>

Los niños Scouts escogen nombres que destaquen lo mejor de la persona para llamar así a quienes se inician en las tribus. Utilizan para ello una guía totémica que comprende diversos géneros de animales, adicionados con cualidades y colores -como “Lobo Negro” o “Zorro Blanco”-. Uno de esos animales recomendados es la mangosta.
El Arte de los Bosques

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

Dentro de las técnica del milenario Kung-Fu existe el Lama Kung-Fu que practican los monjes guerreros Lama del Tíbet, conocido por varios nombres -como Lama Quán PÓi , Hop-Gar y Sung-Tru Ki˘mpa- y uno de sus estilos se inspira en la mangosta.

El maestro de Kung-Fu Fermín Alcántara explica en qué está basado el Lama Kung-Fu:
El Lama Kung-Fu está basado en la lucha del monje guerrero o sistema de lucha del Bodidharma (Luohan) y los diez estilos de los animales, que son: La grulla, el mono, el dragón, el tigre, la serpiente cobra, la mariposa, la mantis religiosa, la mangosta, el oso, y el cangrejo. Cada uno de estos estilos contiene una forma ancestral, muy antigua que constituyen la base fundamental de todos los sistemas.
Instituto Hop-Gar

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

En la medicina psiquiátrica al hablar del sujeto psíquico y la personalidad, algunos autores consideran que desde un punto de vista evolutivo el cuerpo humano vivo puede considerarse como poseedor de tres cerebros. El primero de ellos es el que comparte con los reptiles y los anfibios; un segundo cerebro se superpone al anterior en los mamíferos y corresponde al sistema límbico; y el tercer cerebro, que corresponde especialmente a los polos frontales del cerebro humano, hace posible otras actividades, como el desarrollo de la actividad simbólica, del humor, de la creatividad y de otras formas complejas de la comunicación.

La mangosta es utilizada por los psiquiatras para explicar algunas conductas:
Aunque tanto el cerebro límbico, como el cerebro reptiliano básico permiten un ajustamiento al entorno aquel proporciona más alternativas. Cuando se enfrentan una cobra y uno de sus enemigos naturales, la mangosta, esta suele salir victoriosa por poseer un repertorio de conductas más enriquecido.
Facultad de Medicina Universidad Autónoma de Madrid

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

¿Y de las cobras qué?

Las cobras son las protagonistas del mito del encantador de serpientes. De un tipo que toca la flauta, con la cual la cobra parece bailar. Pero en realidad, las cobras son sordas, se mueven ante el movimiento rítmico del encantador.
El único animal que puede hacerle frente e, incluso, matarle, es la mangosta.
Revista ECO


Página personal sobre Pakistán

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

Hagamos ahora un repaso de las definiciones que traen las enciclopedias:

Diccionario Enciclopédico Nuevo Esparsa Ilustrado. Esparsa Calpe S.A. España. 2001

MANGOSTA. f. Zool. Nombre de varias especies de mamíferos carnívoros de la familia vivérridos, género Herpestes y otros. Se caracteriza por su cuerpo alargado, hocico puntiagudo, patas cortas, prolongada cola y ágiles movimientos. Habitan en África y Asia y, una sola de las especies, la mangosta común o meloncillo en el S de España.

ICNEUMÓN. m. Zool. 1 MANGOSTA. 2 Cualquiera de las avispas cosmopolitas de la familia de los icnuemónidos.

Enciclopedia Universal Círculo de Lectores. Editorial Herder. Décima Edición. Barcelona. 1972

Mangosta. Pequeño mamífero carnívoro de Indostán y Ceilán; enemigo de las serpientes.

Diccionario Enciclopédico Salvat Básico. Salvat Editores. Bogotá. 1985

MANGOSTA. f. Nombre común de varios mamíferos carnívoros de la fam. Vivérridos y fundamentalmente los del gén. Herpestes. De tamaño medio (25-60 cm), patas cortas y cola muy larga. Tienen uñas largas no retráctiles. Atacan a los reptiles, aunque no son inmunes a su veneno. Se alimentan tb. de anfibios, pequeños roedores, etc. Entre las diversas especies destacan la m. gris de la India (H. Edwardsi), de Asia Menor y la India, y la m. amarilla (Cynictis penicillata), de África Meridional, que es gregaria.

ICNEUMÓN. m. Mangosta.

Pequeño Larousse Ilustrado. Ramón García-Pelayo y Gross. Ediciones Larousse. Buenos Aires y México. 1984


MANGOSTA

MANGOSTA. f. Mamífero carnívoro de Asia y África, de unos 50 cm de largo, que ataca a los reptiles, incluso a los venenosos. (La especie europea es la icneumón.)

ICNEUMÓN. m. (gr. ikhneumón). Especie de mangosta del tamaño de un gato. (El icneumón era adorado por los egipcios porqué destruía los reptiles.) || Insecto himenóptero parecido a la abeja y cuya larva es parásita de otros insectos.

Gran Enciclopedia Ilustrada del Reino Animal. V. J. Stanek. Círculo de Lectores. Caracas, Venezuela. Octubre 1971


MANGOSTA [Herpestes edwardii]

La mangosta (Herpestes edwardii), tiene 1 m. de largo del cual la mitad corresponde a la cola. Su pelo es grisáceo. Vive en la India y Ceilán, Persia y Arabia. Este carnívoro astuto y activo se alimenta de aves, pequeños mamíferos y reptiles, logrando dominar hasta las serpientes más ponzoñosas.

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

Finalmente -para cerrar con broche de oro- los que nos dice el libro de los vertebrados de la Historia Natural, una enciclopedia española sobre la naturaleza que marcó un hito en los años 50 y que es un tesoro conservar todavía:

Historia Natural. Ángel Cabrera, Joaquín Maluquer y Luis Lozano. Instituto Gallach. Tercera Edición. Barcelona.

Los meloncillos. En las regiones cálidas del antiguo mundo, encuéntranse unos carnívoros que, aunque del mismo tamaño que la mayoría de los mustélidos y no muy distintos de estos en costumbres, presentan notables diferencias, sobre todo en la forma del cráneo, pues tienen el rostro más prolongado, la caja cerebral más estrecha y los globos auditivos, suerte de ampollas que corresponden en la calavera a los oídos, divididos en el interior en dos cámaras. Estos animales son los meloncillos, que constituyen la familia de los herpéstidos. Todos son muy semejantes entre sí, con el hocico puntiagudo, las orejas cortas y casi escondidas bajo el pelo, los dedos en número de cinco en las cuatro patas y armados de garras largas y estrechas, la cola muy larga, y el pelaje abundante, largo y áspero, de colores sombríos y dispuestos en mezclilla, presentando cada pelo varios anillos alternos claros y obscuros. Otro de sus caracteres consiste en tener junto al ano una especie de saco, formado por la piel, en el que vierten su secreción líquida y mal oliente, unas glándulas especiales que recuerdan las de los zorrinos. Algunas especies, según parece, pueden lanzar el líquido pestífero a distancia, igual que éstos; pero, en general, más que un medio de defensa, esta secreción es en los meloncillos una señal para conocer por donde andan sus semejantes.


MELONCILLO [Herpestes ichneumon]

A pesar de su nombre vulgar, estas alimañas nada tienen que ver con los melones. El vocablo melón procede del latín «mel», miel, y hoy sólo se llama así, en el buen sentido de la palabra, al fruto que tiene dulzores de miel, en castellano antiguo se daba el mismo nombre al tejón, que come miel y que en latín se llama «meles». De aquí se ha sacado meloncillo, que es como si dijéramos tejón pequeño.

El meloncillo propiamente dicho (Herpestes ichneumon) es una especie propia de gran parte de África, Asia Menor y Sur de España, donde no pasa al Norte de los montes de Toledo. Es un animal de un metro de largo, del que ocupa el cuerpo más de la mitad, y está revestido de un largo pelaje cuyo valor varía según las localidades; pero la punta de la cola está siempre adornada de un mechón o borla de pelos negros. De costumbre nocturnas, es animal poco conocido. Vive en los montes muy cerrados donde persigue a los gazapos y otros mamíferos pequeños, y también a los reptiles, sobre todo a las culebras. Los antiguos, que lo denominaban «icneumon», le dieron cierta celebridad por la guerra que hace a los cocodrilos en Egipto, donde siempre ha sido muy común. Desde luego, el meloncillo no ataca a aquel enorme reptil, pues es demasiado pequeño para ello; lo que hace, es devorar los huevos de cocodrilo, contribuyendo así a reducir la propagación de la especie. En algunos libros se llama también a este carnívoro «rata de faraón», pero este nombre es casi insultante; los egipcios tenían al meloncillo en sus casa para destruir los ratones y demás bichos molestos, de modo que papel no era el de la rata, sino el del gato.


MANGOSTA [Calogale edwardsi]

La mangosta (Calogale edwardsi) es un meloncillo de la India, de pequeño tamaño y sin mechón terminal en la cola, que representa un género distinto. Su nombre es una corrupción del de «mangús», que le dan en su país natal, donde es muy conocida por los grandes servicios que presta persiguiendo ratas, ratones y serpientes. La temible cobra, una de las calamidades de la India, nada puede contra la mangosta. Los indígenas pretenden que ésta come cierta hierba que la inmuniza contra la ponzoñosa mordedura del ofidio; pero ya se comprenderá que esto no es más que un cuento. La verdad es que, cuando el pequeño carnívoro ve una serpiente venenosa, empieza a dar vueltas con suma rapidez en torno suyo, saltando de acá para allá y con todo el pelo erizado, hasta abultar doble de lo que es; la serpiente trata de morderle, pero entre los saltos y la defensa que constituye la masa de pelo, no consigue hincarle en el cuerpo los garfios venenosos, y en cambio, la mangosta en un momento de descuido del reptil, salta sobre él y le parte el cráneo de una dentellada. Lo notable, sin embargo, no son los detalles de la lucha, sino la intrepidez y decisión con que el animalejo ataca a tan peligroso enemigo.

<(o)------------------------------------------------------------(o)>

Regreso
Página diseñada y actualizada por ©Carlos Crismatt Mouthon
E-mail : crismatt@hotmail.com