Bandera de Córdoba Escudo de Córdoba Escudo de Montería Bandera de Montería
Bandera y Escudo de Córdoba Bandera de Colombia       Escudo y Bandera de Montería

| Inicio | Aviso Legal | Correo | Créditos | Mapa del Sitio |

La Rampas de Acceso en Montería

Por: Carlos Crismatt Mouthon

De nada le sirven a los discapacitados
¿Para qué son las rampas de acceso a los andenes?


Los acabados de muchas de las rampas de acceso dejan bastante que desear.

Es loable el interés de la pasada administración municipal en construir las rampas de acceso a las aceras, a fin de que los discapacitados puedan transitar sin obstáculos por el centro de Montería.

Este tipo de proyecto es un mandato de la Constitución Nacional para la integración social de las personas con limitación, que fue desarrollado en la Ley 361 de 1997, y la que a su vez fue reglamentada por el Decreto 1583 de 2005.

El contrato para su ejecución fue asignado al final del mandato, por lo que fue imposible su conocimiento previo para la socialización con todas las personas y organizaciones interesadas en el tema. Por lo menos, nunca se conoció a través de la prensa sobre su trámite.

Por ello, lo que pudo ser una gran obra, es percibida por el público en general como una nueva improvisación en un tema de tanta trascendencia.

¿Porqué?

Si bien la construcción de estas rampas es un avance, no deja de ser un paño de agua tibia a la solución integral del problema.

En el capítulo 2º del Decreto 1583 de 2005 se determina que los “andenes deben ser continuos y a nivel, sin generar obstáculos con los predios colindantes y deben ser tratados con materiales duros y antideslizantes en seco y en mojado”.

Y esto es el gran dolor de cabeza de Montería. No es exageración decir que en donde existen aceras, ¡parece zona de guerra!

Los monterianos han sido testigos de los continuos trabajos de las diferentes empresas que rompen los pretiles para meter bajo de ellos las líneas de conducción de sus productos. Así vieron cómo los operadores de las redes de fibra óptica y de los servicios públicos de telefonía (multiplicado por varios), energía, gas, agua y alcantarillado -entre otros-, destruyeron uno a uno los trabajos que habían realizado los propietarios de los predios, y los repararon con burdos y baratos emplastos de cemento y arena.

Pero lo peor es que con el paso del tiempo las suturas entre las aceras originales y los parches de las empresas de servicios han permitido que las superficies se agrieten y hundan.

Además, en cuestión de andenes, Montería no ha tenido autoridad planificadora. Un ligero vistazo al centro de la ciudad deja ver aceras que en un mismo tramo tienen diferentes alturas y anchuras, así como diversos materiales, entre ellos baldosas muy resbaladizas.

A esto se le añade que sobre las aceras se construyan o coloquen elementos que impiden el normal tráfico de los peatones. Es normal ver escalones que ocupan parte del sardinel. Y ni se diga de los avisos, las señales de tránsito y las cajas de teléfonos. Así como el eterno problema de las ventas callejeras, que comenzaron como ambulantes y hoy ya son estacionarias.

Pero hay algo increíble, que es el ¡apaga y vámonos! En algunas cuadras no existen andenes, y las casas limitan directamente con la calle. En otras, las aceras están interrumpidas. Y hay algunas en que la acera es solamente un remedo, ya que apenas se aprecia un ligero bordillo.

Si para las personas sin limitaciones es un acto de malabaristas caminar por los andenes de Montería, ¿qué tal será para los discapacitados en sillas de ruedas, con caminadores o con muletas?

Este breve análisis nos lleva a entender que si las rampas de acceso no se complementan en el corto plazo con otras medidas que garanticen andenes continuos, a nivel y sin obstáculos de postes, avisos, cajas de teléfonos, medidores de gas, escalones y puestos de ventas, se entenderá que simplemente hicieron el trabajo para llenar el requisito de cumplir con la Ley, pero no para ayudar a los discapacitados.

¿Las Pruebas?


En la Calle 27, frente a la Diócesis, este andén -además del obstáculo- tiene diferente anchura y nivel.


En la Calle 27, en la Casa de la Mujer, este andén tiene un escalón (sin mencionar los escombros).


En la Cra 3a, entre Calles 22 y 23, en la esquina existe una rampa pero este andén está dañado.


En la Cra 3a, entre Calles 23 y 24, este andén está interrumpido.


Estas casas de la Cra 5ª no tienen aceras.


En esta esquina de la Calle 21 con Cra 4ª no existen andenes.


Esta casa, de la Calle 29 con Cra 8ª, tiene un estrecho bordillo bloqueado con una señal de tránsito y un escalón.


Detalle de la casa ade la Calle 29 con Cra 8ª, con la acera estrecha, un escalón y la señal de tránsito.


En la Calle 27 los peatones tienen que sortear la caja de teléfonos y el poste de energía.


En la Calle 27, al lado de La Sagrada Familia, los escombros tienen más de tres meses de interrumpir el paso.


Las aceras con los medidores de gas natural son la norma en Montería.


En la Calle 33 con Cras 5ª y 6ª se observa la acera estrecha con un escalón y un medidor de gas natural.


A una cuadra de la Alcaldía de Montería (al fondo, a la derecha) la acera no tiene continuidad.

Ver la Ley 361 de 1997. [HTML]

Ver el Decreto 1583 de 2005. [HTML]

© Carlos Crismatt Mouthon - Montería, enero 06 de 2008

 

 

Eres el visitante # desde Agosto 30 de 2007