Bandera de Córdoba Escudo de Córdoba Escudo de Montería Bandera de Montería
Bandera y Escudo de Córdoba Bandera de Colombia       Escudo y Bandera de Montería

| Inicio | Aviso Legal | Correo | Créditos | Mapa del Sitio |

Montería a Mitad del Siglo XX

Acotaciones de un Momento Histórico Alegría de Aprender Ángelus en la Radio
Avenida Primera y el Transporte Fluvial Aviación en el Sinú Antolín Lenes y su Combio Orense
Bancos Bares y Billares Barrio La Granja Bebidas y Cigarrillos Bocachico del Sinú Corralejas
Cosas y Objetos de la Vida Diaria Creación del Departamento Diócesis de Montería
Échenle agua a los Puercos Emisoras Radiales Estufas y Lámparas de Gas y Planchas de Carbón
Francisco Zumaqué Nova Instituto de Fomento Algodonero Inyectología en Bicicleta Javier Pereira
Jeep Willys La Ciudad de las Bicicletas La Ciudad de las Golondrinas
Las Palabras se las Lleva el Viento Medicamentos y otros Menjurjes
Palacios de Naín y De la Torre y Miranda Radio de Tubo al Transistor Sonora Cordobesa
Tarjeta de Identidad Postal Teatros y Cines de Montería Teléfono de Magneto al de Disco
Universidad de Córdoba

Historia del Jeep Willys

Por Carlos Crismatt Mouthon


El Jeep Willys en Colombia

Fotograma de la película Fire Green -Fuego Verde-, en donde se ve un Jeep Willys CJ-2A en una población a orillas del río Magdalena, en Colombia. Esta cinta fue filmada en Colombia en 1954 y protagonizada por Stewart Granger y Grace Kelly.


Fotograma de la película Fire Green -Fuego Verde-, en donde se ve a los protagonistas Stewart Granger y Grace Kelly conversando en un Jeep Willys. Esta cinta fue filmada en Colombia en 1954.

Los primeros Jeep Willys llegaron a Colombia a partir de 1950 por dos vías diferentes. Por un lado, los vehículos utilizados en Europa en la Segunda Guerra Mundial fueron remanufacturados y vendidos a diferentes países latinoamericanos, entre ellos Colombia. Eran modelos militares de 1944 a 1949, de los que llegaron aproximadamente 100 unidades dentro del plan "Alianza para las Américas".

Por el otro lado, la firma "Leonidas Lara e Hijos" abrió la importación directa de de los primeros modelos civiles desde Estados Unidos. Si bien los modelos iniciales del Jeep Willys fueron el CJ-1 y el CJ-2, conocidos como "AgriJeep" y de propósito demostrativo, a Colombia llegaron por Buenaventura 500 unidades de los CJ-2A y CJ-3A, los "Cabeza Bajita", y posteriormente el CJ-3B, "Cabezón" y el CJ-5, "Oreja de Perro". La abreviatura CJ significa "Civilian Jeep".


De izquierda a derecha, estos son los modelos CJ-2A "Cabeza Bajita", CJ-3B "Cabezón" y CJ-5 "Oreja de Perro", de los primeros Jeep Willys para uso civil importados por "Leonidas Lara e Hijos". El otro "Cabeza Bajita" fue el CJ-3A.
[Foto de www.film.queensu.ca/CJ3B]

Posteriormente, gracias al auge del Jeep Willys, la firma "Leonidas Lara e Hijos" se expandió por todo la nación, con sucursales en las principales ciudades. Pero el negocio cambió de la importación y distribución, al ensamblaje de los vehículos en el territorio colombiano. Después de la salida del mercado de Leonidas Lara e Hijos, la firma Wilco [Willys Colombia] produjo hasta 1999 las versiones corta y larga del modelo CJ-3B ["Cabezón"]. El CJ-3B largo sólo se manufacturó fuera de Estados Unidos, siendo el más famoso el "Jeep Avia" español que se vendió como si fuera CJ-6 [la versión larga de USA].


Jeep Willco [Willys Colombia] del modelo CJ-3B largo fabricado en Colombia.
[Foto de www.film.queensu.ca/CJ3B]

Debido a que los cafeteros adoptaron el Jeep Willys como el vehículo más adecuado para las faenas en los territorios quebrados del centro del país, la Caja Agraria y la Federación Nacional de Cafeteros realizaron una importación en los años 60s. Es tanto el fervor de las gentes del Eje Cafetero por el Jeep Willys, que aún se conservan la mayoría de éstos y se realizan festivales en su honor. Como dato curioso, allí es llamado "Yipao". Igualmente, en esa zona al modelo CJ-5 se le llama "Oreja de Perro".


Jeep Willys en un Festival del Yipao en Armenia, en 1996. [Foto de www.film.queensu.ca/CJ3B]

También estuvo en el mercado un modelo importado de la India, conocido como "Mahindra" por el nombre de la fábrica, que eran versiones del CJ-3B fabricados de 1953 a 1964.


Uno de los Jeep fabricados por Mahindra & Mahindra en la India.

Dentro de la producción nacional, se recuerda una versión del CJ-6 bautizada como "Ford Llanero", que fue ensamblada por la Ford Motor Company con permiso de la Willys Motor Inc. Hay que recordar que la Ford fabricó los Jeep militares durante la Segunda Guerra Mundial bajo licencia de la Willys.


Producción en línea de los Jeep manufacturados por la Ford Motor Corporation con licencia de Willys.

Igual sucedió en el Brasil, cuando la Ford compró la fábrica de Willys el 9 de octubre 1967 y apareció el modelo CJ-5 con la marca Ford Llanero.


Jeep Ford Llanero CJ-5 producido en Brasil. [Foto de www.film.queensu.ca/CJ3B]

En el campo militar, el Jeep Willys prestó invaluables servicios al país. Tanto el Ejército como la Fuerza Aérea tuvieron en sus filas cerca de 300 modelos militares y civiles.


Jeep Willys en ceremonia militar en Medellín en 2004. [Foto de www.willyscolombia.com]

El Jeep Willys en Montería

En Montería en los años 50s los automóviles eran escasos y los taxis eran los famosos Jeep Willys. Sus calles sin pavimentar eran poco atractivas para la inversión en los modernos automotores, que ya circulaban en otras capitales de Colombia. El campero -o Jeep, como se arraigó en el decir de las gentes-, fué el modelo escogido por su capacidad de trabajo en caminos difíciles. Posteriormente las marcas Toyota y Nissan llegaron para hacer compañia a los legendarios Willys.

De acuerdo con el testimonio de Augusto "Taquito" Méndez, el primer "Jeep Willys" que vino a tierras del Sinú lo trajó aproximadamente en el año 1946 el señor Francisco García Pimienta, quien hizo el viaje por tierra de Cartagena a Montería.

Igualmente, fue don Augusto "Taco" Méndez Martelo, padre del "Taquito", quien comercializó los primeros "Jeep Willys" en Montería, dentro del plan "Alianza para las Américas". Eran traídos desarmados en cajas desde Cartagena, que se transportaban en las lanchas que remontaban el río Sinú, y luego eran ensamblados en el patio del edificio de la esquina de la Avenida Primera con calle 26.

El primer "Jeep" fue vendido a Maximiliano Méndez Lemaitre, quien puso como condición para su compra si lo llevaba y lo traía de su finca, trabajo que fue fácil de cumplir por un campero que se había batido en los campos de la Segunda Guerra Mundial.


Este es el modelo CJ-1, bautizado como "AgriJeep", el primer Jeep Willys para uso civil que apareció en 1944.

Posteriormente, la firma "Leonidas Lara e Hijos" montó su sucursal en Montería con el nombre de "Agrobesa", ubicada en la esquina de la carrera 3a con calle 32. Los talleres funcionaron en el amplio lote que se encuentra en la esquina de la calle 41 con carrera 4a. Su primer gerente fue don Alberto Castellanos, persona muy apreciada y amigable, que murió en un trágico accidente en la carretera que conduce a Sahagún.


Logotipo de Agrobesa que aún conserva el Jeep de abajo.


Jeep Willys CJ-5 vendido por Agrobesa

El primer vehículo comprado por la Gobernación de Córdoba en 1952, año de su creación, fue un Jeep Willys con placas 0023. Posteriormente las marcas Toyota, en 1959, y Nissan llegaron para hacer compañia a los legendarios Willys.


En la actualidad, todavía se observan viejos Jeep Willys por las calles de Montería.

En las temporada de lluvias, en que los caminos eran poco menos que intransitables, se popularizó el uso de las "cadenas" en las llantas de los camperos para aumentar su tracción. El binomio "doble transmisión" y "llantas encadenadas" hacían posible el milagro de llegar a casa en una noche de tormenta.


La diferencia entre los dos "Cabeza Bajita", el CJ-2A a la izquierda y el CJ-3A, a la derecha, es que el parabrisas del segundo es de una sola pieza.

Los más famosos de los modelos en Córdoba fueron el CJ-2A [1945-1949] y CJ-3A [1949-1953], cuya principal característica era la caperuza de poca altura, por lo que se conocen como "Cabeza Bajita". Igualmente se les reconoce como el "Willys 52", por el año en que llegaron.

Según las estadísticas de la fábrica de vehículos Willys, del modelo CJ-6 -el de chasis largo- sólo salieron a la calle 50 mil unidades. Y de los "Cabeza Bajita" CJ-2A y CJ-3A se contabilizaron un total de 346 mil. En Córdoba, la mayoría de los Jeeps que aún transitan en buena cantidad como transporte público, son de los largos, tipo CJ-6, pero hay que aclarar que si bien muchos de ellos son auténticos Willys, otro número importante corresponde a la marca Ford Llanero, importados del Brasil.



Este Jeep largo de 1978 que presta sus servicios de transporte en Montería, es un Ford Llanero fabricado e importado de Brasil, como lo muestra la placa que aún conserva.

Por cuenta del escritor cordobés David Sánchez Juliao, el Jeep Willys también aparece en la literatura. Leamos este párrafo de un artículo en el periódico El Espectador:

"Yo empecé. Y le conté, no sin ironía, que cuando en el año 50 llegaron los primeros jeeps al Sinú, había que atravesar no menos de veinte potreros para ir de una población a otra. Entre Montería y Lorica, por ejemplo, los ocupantes de un jeep tenían que bajarse veinte veces de vehículo para abrir las llamadas ¡puerta de golpe! que separaban los potreros. Flojos como eran, los Cabrales entonces, para evitarse el tener que saltar a tierra tantas veces a abrir puertas, optaron por escoger para los viajes en jeep, el puesto de mitad, entre el conductor y el ocupante de la silla delantera derecha. Hay que anotar que ese, el del centro, es el puesto más incómodo en un Willys, pues queda uno con la barra de cambio entre las piernas y las patas de gallina de la doble transmisión a la altura de la espinilla. Pero a los Cabrales poco les importaba aquello, con tal de evitarse la ¡abrida de las puertas!, como dicen allá. Esa es la razón por la cual, aunque se tenga en el Sinú un Toyota, un Mitsubishi, un Nissan o un Lada, el puesto de la mitad, entre el chofer y la silla derecha, se sigue llamando...¡El puesto e los Cabrales!."

 Ver más información de David Sánchez Juliao

El Inicio del Jeep Willys


Este es el modelo piloto de Bantam, el primer Jeep para uso militar presentado en 1940.

Como una paradoja del destino, la empresa American Bantam Car Company, que concibió, hizo el primer prototipo y fue autorizada para fabricar el Jeep, terminó fuera del paseo. Resulta que el compromiso le quedó grande, ya que, por las exigencias de tiempo de la Segunda Guerra Mundial, Bantam no pudo cumplir con el contrato.

Entonces, como la Willys Overland Motor Company y la Ford Motor Company también habían presentado prototipos mejorados de la versión de Bantam, el ejército norteamericano les solicitó ensamblar a cada una 1.500 vehículos.

Gracias a su cumplimiento, la Willys recibió el encargo de fabricar 18.600 unidades para principios de enero de 1942. Pero la demanda era tan grande que a la Ford también se le solicitó entregar 15.000 más. Se calcula que para la guerra fueron construídos unos 600.000 Jeep militares.


Este es el modelo CJ-2, el primer Jeep Willys para uso civil que salió en 1944 para ser probado en granjas agrícolas.

La Willys, por su parte, inició la fabricación de una versión para uso civil, la cual se inicia en 1944 con la serie CJ, que significa "Civilian Jeep", y cuyo primer modelo para la venta masiva fue el CJ-2A, "Cabeza Bajita", muy parecido a la versión militar MB. Como ya se anotó, los primeros Jeep civiles fueron en realidad el CJ-1 y el CJ-2, conocidos como "AgriJeep", que eran prototipos dedicados a la evaluación en fincas agrícolas.

El nombre de "Jeep" no es más que una desviación fonética de la sigla "GP" que se utilizaba para designar los vehículos de propósito general, que en inglés es "General Purpose", la que pronunciaban como "Jeep". En los años 40s la palabra "Jeep" fue patentada como una marca registrada de Willys Overland Motor Company.

La historia se inicia cuando en 1908 John North Willys compró la "Overland Automotive Division" de la "Standard Wheel Company", la que renombró en 1912 como "Willys-Overland Motor Company". Luego de la bancarrota durante la gran depresión, en 1936 la empresa es reorganizada como "Willys-Overland Motors, Inc".


Línea de ensamble de los Jeep manufacturados por la Willys Motors depués de la compra por Kaiser, en Toledo, Ohio [1953].

En 1953 la firma "Kaiser Corporation" compra la "Willys-Overland" y le cambia el nombre a "Willys Motor Company", y en 1963 le coloca el de "Kaiser-Jeep Corporation". Por su parte, ésta es vendida en 1970 a la "American Motors Corporation [AMC]".

Finalmente, en 1987 la "AMC" es comprada por la "Chrysler Corporation", que en 1988 se fusiona a su vez con la "Daimler-Benz" de Alemania para convertirse en la "Daimler Chrysler Corporation". Algunos dicen que es una paradoja, que la fábrica de los héroes de la Segunda Guerra Mundial terminara en manos de los vencidos.

Pero la "Willys-Overland" no se acaba del todo, ya que en 1975 reaparece como un distribuidor mayorista y minorista de accesorios y respuestos de los vehículos Jeep Willys.

Jeep Willys MB el "Héroe" de la Segunda Guerra Mundial.

Clic para ver ampliación Willys MB el "Héroe" de la Segunda Guerra Mundial

Muchos consideran que el papel del Jeep en la Segunda Guerra Mundial fue definitivo. Dos empresas, Willys Overland Motor Company y Ford Motor Company, fueron las principales fabricantes de las diferentes versiones del Jeep para uso militar. La American Bantam Car Company, quien fue la pionera, unicamente hizo algo más de dos mil unidades. Pero fue el Jeep Willys MB el que se llevó las palmas, y además reportó el mayor número de vehículos fabricados, con 335.531.

Fue tal el éxito del Willys MB que una vez que la Ford entregó el último GP, se le dio un contrato pero para fabricar un vehículo basado en el exitoso modelo Willys MB. Ford le puso el nombre de GPW [GP de su modelo anterior y W de Willys], del que produjo 277.896 unidades durante la guerra.

Si se tiene en cuenta que el modelo Ford GPW no fue más que una réplica del Willys MB, se puede afirmar que construyeron más de 600 mil de estos vehículos.

Las hazañas del Willys MB llenan muchos libros de historia, quizás con algunas exageraciones, pero en el sentimiento de los soldados, los que sufrieron la guerra, era un compañero fiel y seguro. Una de esas descripciones decía que el Jeep era "fiel como un perro, duro como una mula y ágil como un gato".

Las películas y libros sobre la Segunda Guerra Mundial muestran a este héroe de cuatro ruedas bajando de las rampas de los transportes anfibios, colgando de helicópteros y hasta lanzados en paracaídas. No faltaron las escenas en que el MB era alzado en hombros por la tropa, para vadear sitios accidentados.


Galería Cronológica de los Modelos del Jeep Willys

Clic para ver ampliación de la Galería Cronológica de los Modelos del Jeep Willys


Accesorios del Jeep Willys


Chapa que traían los Jeep Willys para orientación de los propietarios.


Velocímetro del Jeep Willys.


Tablero del Jeep Willys CJ-3A de 1951. Hay detalles que hoy parecen curiosos. El botón que está en el piso al lado del acelerador, es el arranque, ya que el sistema de encendido con la llave es posterior. El otro botón en el piso, encima del "clutch", es el cambio de luces de alta y baja. La manivela metálica, arriba a la izquierda, es la ceba o "acelerador manual". La manija metálica grande, arriba a la derecha del tablero, es el freno de mano.


Frente del Jeep Willys CJ-3A de 1951. Tiene instalado un "winch" [cabrestante o malacate] de marca Ramsey.


Parte trasera del Jeep Willys CJ-3A de 1951. Tiene instalado un elevador hidráulico Monroe, para manejar arados y otros elementos mecánicos.

Este no es un estudio exhaustivo, sino tan solo los apuntes de un breve recorrido por los recuerdos de una época, que por fortuna aún se mantienen vivos.

 

 
Eres el visitante # desde Agosto 30 de 2007